Menu
A+ A A-

Garage privado


A 37 años de la inspección de la CIDH

Se realizó "la visita de las cinco" en el Museo Sitio de Memoria ESMA

  • Publicado en Interés General
  • Visto 748 veces
Horacio Verbitsky: “Se pueden escribir leyes excelentes, pero si no hay una sociedad que las exija, no tendrían aplicación. Por eso el Nunca Más en la Argentina tiene un sentido muy fuerte
El sábado pasado, como todos los últimos sábados de cada mes, se realizó en el Museo Sitio de Memoria ESMA, “La Visita de las Cinco”, un recorrido que coincide con la última visita guiada del día, acompañada por invitados especiales. En esta oportunidad: el periodista y escritor Horacio Verbitsky, presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), columnista de Página/12 y militante por los derechos humanos quien, ya por 1976, hizo circular las primeras noticias sobre el centro clandestino de detención de la ESMA. En 1995 publicó el libro de investigación El vuelo en base a una entrevista con el ex militar Adolfo Scilingo, que confesó la existencia de los “vuelos de la muerte”.  

Junto a él estuvo Santiago Cantón,  actual secretario de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, quien fue secretario ejecutivo de la CIDH entre 2001 y 2012. Como cronista, participó Sebastián Lacunza, director del Buenos Aires Herald, el único diario impreso en Argentina que denunció la desaparición de personas y las violaciones a los derechos humanos cometidas por la dictadura. Presentó la Visita la directora del Museo de Sitio, Alejandra Naftal.    

Acompañaron la actividad el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj, el presidente del Archivo General de la Memoria (ANM), Gustavo Peters y Sergio Kutchevasky, director del ANM. Tres sobrevivientes se hicieron presentes: Alfredo “Mantecol” Ayala; Alejandro Clara y Luis Gómez.     

Durante todo el recorrido, Verbitsky y Cantón aportaron documentación y datos propios sobre aquel periodo. “Traje para mostrarles un facsímil, que en ese momento entregábamos y pedíamos que se hicieran copias, para que circulen. Es de octubre del 76 y requiere una aclaración: se titula “ESMA - Historia de la Guerra Sucia en Argentina”, y es la denuncia que se hacía de los métodos militares. Por primera vez ahí aparecen los nombres de algunos de los represores, entre ellos Jorge Acosta, que ahora está detenido y condenado. De Pernías y algunos otros, a raíz de informaciones que obteníamos dificultosamente”, relató Verbitsky luego del video introductorio en la Sala Contexto Histórico.       
Cantón mostró los libros de entrada de la CIDH: “A partir del año 77, todo decía Argentina. La Comisión recibió aproximadamente 5.000 denuncias solamente de Argentina. Cuando uno va al 73, ve Chile; en los 80, Centroamérica”. Y contó: “Las dos terceras partes de los países de la OEA eran dictaduras, de ahí que es bastante impresionante ver cómo la CIDH, inclusive en ese contexto, decidió hacer la visita a la Argentina. Yo he estado 15 años en la OEA y  les puedo asegurar que los Estados están todos los días tratando de evitar que la CIDH haga algo”.

La Visita continuó en el hall central, donde se pueden ver aún hoy los cambios que la Armada hizo en el edificio ante la visita de la Comisión: la anulación del ascensor y de una escalera, y el traslado de todos los detenidos a una casa en el delta del Paraná que pertenecía a la Iglesia Católica. Allí habló “Mantecol”: “Nosotros nos enteramos dos meses antes, porque nos llevaron a acondicionar el lugar como mano de obra esclava”.

Luego, las más de 200 personas que asistieron a la actividad recorrieron el tercer piso: Capucha, Capuchita, Embarazadas, Pañol y Pecera. Todos volvieron a encontrarse en el Sótano, en la escalera previa a los “Traslados”, donde Verbitsky contó sus encuentros con Adolfo Scilingo, hoy preso en España: “A partir de ahí fue un salto muy importante en la conciencia del conjunto de la sociedad sobre lo sucedido. Porque hasta ese momento había dos versiones de los hechos, una era la de las víctimas, la de los sobrevivientes, la de los jueces, la de la CONADEP, la de algunos sectores reducidos de la sociedad. Y la otra era la de los militares, que por un lado negaban haber cometido los crímenes y por el otro decían ´estuvo muy bien hacerlo. Y era necesario hacerlo´. Manejaban ese doble discurso”.    

La Visita de las Cinco finalizó en el Salón Dorado, como todas las visitas habituales, con una proyección sobre los condenados en la Megacausa ESMA. Cantón leyó la carta de una madre que acercó su denuncia a la CIDH. Después reflexionó: “No solo tuvimos el Juicio a las Juntas en el 85, con el gobierno de Alfonsín, que luego se interrumpió, pero fue el único juicio en la Historia que hace un gobierno democrático a un ejército que recién salía. Sino que luego se inició el proceso bajo el gobierno del presidente Kirchner que llevó a todos los juicios que existen hoy en día”.

“Respecto de la mención que hizo Santiago al ex presidente Kirchner viniendo de parte de un funcionario del actual gobierno, yo le agradezco. Pero cuando él asumió la presidencia había casi un centenar de militares presos, por la obra de la sociedad civil. La conciencia del Nunca Más está hoy instalada incluso en las Fuerzas Armadas. Esto es también un triunfo del pueblo argentino”, cerró Verbitsky.

 

Sobre La Visita de las Cinco

El último sábado de cada mes, a las 17 horas, el Sitio de Memoria ESMA realiza una visita abierta al público en compañía de invitados especiales que dialogan con el público sobre su historia vinculada a este lugar. La recorrida coincide con la última visita guiada del día. 

La Visita de las Cinco comenzó el último mes de marzo en el marco de la Semana de la Memoria, convocando a 2.000 personas. 

Entre los invitados estuvieron Vera Jarach, madre de Franca, secuestrada a los 18 años y desaparecida en la ESMA; la fiscal a cargo del Juicio Oral de la ESMA, Mercedes Soiza ReillyAndrea Krichmar, amiga de la hija del director de la ESMA que conoció este lugar a sus 11 años y declaró en el Juicio a la Juntas; Sebastián Rosenfeld, nacido en la ESMA y uno de los pocos casos en que el niño fue devuelto a su familia biológica; Maco Somigliana, del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que identificó los restos del los integrantes del Grupo de la Iglesia de la Santa Cruz, detenidos-desaparecidos en este centro clandestino y el filósofo Darío Sztajnszrajber, además de numerosos representantes de los organismos de derechos humanos.

  

Durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983) la Escuela de Mecánica de la Armada funcionó como centro clandestino de detención, tortura y exterminio. Emplazada en un predio de 17 hectáreas sobre una de las principales vías de acceso a la ciudad de Buenos Aires, la Avenida del Libertador, su núcleo operativo fue el Casino de Oficiales, un edificio destinado originalmen te al esparcimiento y descanso de los marinos. Por este lugar pasaron unos 5.000 detenidos-desaparecidos. La mayoría fueron arrojados vivos al mar en los vuelos de la muerte. 


El ex Casino de Oficiales hoy es evidencia del terrorismo de Estadoprueba material en el proceso de Justicia por los crímenes de lesa humanidad y Museo de Sitio
Desde su inauguración en mayo de 2015 fue visitado por más de 60.000 personas. 


Alberga una puesta museográfica sobre la base de testimonios de las víctimas y documentos históricos de la CONADEP, el Juicio a las Juntas y documentación desclasificada por las agencia s del Estado para los juicios ESMA actuales, entre otros archivos. 

 

Abierto al público de miércoles a domingo de 12 a 17 horas.
Visita guiada opcional. Duración: 1 hora y media. 
Contenido no apto para menores de 12 años. Entre 12 y 15 años se requiere la compañía de un adulto. 

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

volver arriba