Menu
A+ A A-

Garage privado


Fue diseñado por jóvenes ingenieros tucumanos

Un triciclo para que chicos con parálisis paseen con sus padres

  • Publicado en Interés General
  • Visto 272 veces

Jóvenes ingenieros tucumanos diseñaron una moderna bicicleta para que los pequeños con discapacidad motriz salgan de paseo con sus padres, mientras les ejercita partes afectadas. Significa una autonomía en el transporte para distancias cortas porque los niños siguen en la silla postural al desarmarla.

Diego Blas terminaba la carrera de ingeniería industrial en Tucumán cuando le pidieron como último trabajo que diseñara algún tipo de vehículo que cumpliera un fin social. Inspirado en un chico de nombre Ernesto Aráoz, que padece de parálisis cerebral, diseñó la Erni Bike, una bicicleta terapéutica.

“Empecé a idearla cuando estaba en cuarto año de la carrera y luego fue mi proyecto final de tesis”, comentó Diego. “Con el proyecto se generó una solución para las familias de bajos recursos porque aquí (en Tucumán) el 90 por ciento de los casos de parálisis cerebral proviene de un hogar pobre”, según el emprendedor.

El vehículo tiene la forma de un triciclo para dos personas: Cuenta con un asiento y pedales convencionales para quien la conduce y una silla postural al frente, donde viaja la persona con discapacidad motriz. Cuando se acciona la pedalera, una cadena transmite el movimiento al par de pedales que ajustan las piernas del paciente.

Así, mientras posibilita un “paseo feliz”, la bici cumple una función rehabilitadora, ya que ejercita partes del cuerpo afectadas.

Posee un dispositivo para activar y desactivar los pedales delanteros, y se puede transportar fácilmente porque permite acoplar y desacoplar la silla de ruedas. “Permite fortalecer su aparato respiratorio y su musculatura y a su vez disfruta de un paseo”, explicó el creador que ya diseñó con su equipo más de 35 triciclos y va por más.

Solidaria y terapéutica

El equipo de jóvenes ingenieros industriales que pensó la Erni-Bike creyó que con su invento se podía rehabilitar, ejercitar y transportar a personas que tienen alguna afección física, y fomentar su “inclusión en la sociedad”.

Es terapéutica porque estimula músculos y articulaciones, los flujos sanguíneo y pulmonar, y aporta en lo que respecta a la parte anímica y emocional: Mucho de sus beneficiarios no habían vivido antes la experiencia de andar en una bicicleta.

13730877_1768655656725273_2597549849188216845_oSe verán “logros en forma inmediata” ya que el paciente podrá vivenciar un paseo con su padre, madre o acompañante “en forma activa”, lo que ayuda a su rehabilitación. “Eleva notablemente el autoestima al correrse del lugar de la persona que no anda en bici”, dijo el joven tucumano.

En el plano motor del cuerpo, a los chicos les permite el “balanceo y la verticalización de su sistema óseo que fortalece diferentes puntos de apoyo, relajando su aparato locomotor”, aseguraron sus desarrolladores. El movimiento constante y rítmico del pedaleo provocará la relajación de la musculatura, estimulando el aparato vestibular, el control de tronco, cabeza y cuello, lo que mejora la alineación y colabora a disminuir contracturas.

En cuanto a los músculos, los tonifica, desarrolla y revitaliza para combatir el riesgo de sufrir atrofia. En cuanto a la sensopercepción, los sentidos de la vista, oído y tacto a través de la piel también se ponen en juego.

Para los padres, significa una autonomía en el transporte para distancias cortas -como ir a la escuela- porque con desarmarla los niños siguen en la silla postural. “Es un proyecto que nos hace muy felices para gente que tiene una vida muy dura y cuesta una tercera parte de lo que sale una silla postural sola. Fue pensada como solidaridad, económica y para fomentar la risa como remedio infalible y esencial”, expresó el inventor.

FUENTE: Voces por la Justicia
http://www.vocesporlajusticia.gob.ar

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

volver arriba